Autocontrol para padres

Hace unas semanas asistí a un taller sobre estrategias de autocontrol para padres, que no es que yo me tenga por una madre descontrolada, pero sí que admito que hay momentos  en los que la situación te supera, nadie te hace caso, está todo por hacer y no aguantas ya nada, y tus hijos parece que han decidido ponerte a prueba. Son esos momentos en los que pides a Dios te dé paciencia, porque como te dé fuerza…. ¡¡los estampas!! Y no, claro, eso no puede ser. Y como somos unos padres modernos y responsables, nos apuntamos a los talleres formativos para padres-sin-formación-previa, porque nadie te explica cómo ser padre cuando nacen tus hijos. Te dan al niño y te dicen: “Ala, para tí para siempre”.

Así que nada, derechita a la formación que me fui, con papel y boli para que no se me escapara nada. La charla de ese día tuvo mucho éxito de asistencia, se ve que los padres en general estamos muy necesitados de formación, pero más de autocontrol, je je. La psicóloga que lo impartió de forma muy amena nos dio una serie de pautas para conseguirlo.

Os voy a contar qué es lo que aprendí esa tarde, para que os pueda servir de guía. Antes de nada, que quede claro que estos son mis apuntes de la charla, que yo no soy experta en estos temas (¡ójala!).

Empezamos con un poco de teoría.

El autocontrol es la capacidad de poder dirigir la propia conducta en el sentido deseado. Y conseguimos autocontrolarnos cuando somos capaces de:

  • Inhibir la conducta inapropiada (intentamos no gritar, no amenazar)
  • Calmarnos a nosotros mismos
  • Organizar una acción eficaz dirigida a un objetivo (objetivo: conseguir que se acabe la cena, acción eficaz: le contamos una historia y así va comiendo)
  • Concentrar nuestra atención en ese objetivo en presencia de una emoción fuerte (centrarnos en que acabe de cenar a pesar de mi enfado y del suyo)

Si perdemos el control, tendremos ataques de ira, nos desgastaremos, sentiremos que somos ineficaces (no consigo lo que quiero), disminuirá nuestra autoestima (no soy un buen padre) y tendremos sentimiento de culpa (¿Qué es lo que hago mal?). Lo más evidente cuando se pierde el control son los ataques de ira, que se pueden ver favorecidos por:

  • Nuestro temperamento: esto es una característica biológica, es heredada, es la reactividad de nuestro sistema nervioso.
  • El ritmo acelerado de vida que llevamos: generalmente llevamos una sobrecarga de actividades y responsabilidades a diario, entre trabajo, casa y cuidado de los niños.
  • El cansancio y el estrés: que no te dejan tomarte tiempo para tomar decisiones acertadas
  • Lo cotidiano, que nos satura: al principio no es problema, pero luego no soportas algunos pequeños detalles.
  • Aprendizaje inadecuado de la gestión emocional: si nuestros padres no supieron controlar sus emociones nosotros no pudimos aprender cómo hacerlo bien.
  • Déficit de habilidades sociales: esto se puede aprender y mejorar con la práctica
  • Estilo inadecuado de pensamiento: a veces tenemos ideas muy asentadas que son equivocadas.

Llegados a este punto, la psicóloga nos dió una idea clave para conseguir el autocontrol en situaciones difíciles:

ASÍ PIENSO, ASÍ ME SIENTO

Esto quiere decir que las cosas que nos suceden NO son las responsables de cómo nos sentimos. Nuestra emoción dependerá de la interpretación que nosotros hagamos de eso que nos ha sucedido. Sobre la situación no tenemos el control, pero sobre nuestros pensamientos SÍ. Es como esa frase que dice que no podemos elegir las cartas que nos tocan, pero sí podemos elegir cómo las jugamos.

Aquí nos puso un ejemplo muy ilustrativo:

Hay cuatro mujeres en la misma situación: las cuatro tienen 45 años se acaban de enterar de que están embarazadas. Cada una se lo toma de una manera diferente:

  1. Piensa “no es justo, ya tengo dos hijos” y siente enfado.
  2. Piensa “¿y si tengo algún problema?” y siente preocupación
  3. Piensa “pantástico, uno mas!” y siente alegría
  4. Piensa “con lo mayor que soy, me voy a perder parte de su vida” y siente tristeza.

La situación es la misma para las cuatro (no la pueden controlar, bueno sí pueden, o podían, pero ahora ya está hecho), sin embargo cada una elige pensar una cosa diferente (sí se puede controlar) y por tanto  tienen diferentes sentimientos. Así que no dejemos que nuestros pensamientos nos hagan sentirnos mal.

ESTRATEGIAS DE AUTOCONTROL

Aquí llega lo interesante, ¿qué podemos hacer para controlarnos cuando los peques nos ponen a prueba, cuando no se quieren comer la cena y el plato sale volando y nos caen los fideos por la cabeza, cuando les has dicho veinte veces que a la ducha, y parece que están sordos, o peor, cuando les estás riñendo y les da la risa? Antes de dejar salir al demonio que nos pide que les agarremos de los pelos podemos aplicar unas técnicas para aplacarnos.

Hay que recalcar que no hay nada de malo en tener emociones “desagradables”, como el miedo, la ira, …etc, pero hay que hacerlo en una medida que nos permita controlarlas. Ah! Y estas técnicas no solo sirven para las situaciones de estrés con los niños, para los conflictos con la pareja o en el trabajo también sirven.

1ª CAMBIA TU PENSAMIENTO

Hay que cambiar la forma de pensar para que sea racional y disminuir el grado de la emoción a un nivel controlable. Podemos pensar cómo lo resolveria otra persona que conocemos y que nos gusta su manera de hacer las cosas, ver el problema desde otro punto de vista. También hay que revisar nuestras expectativas, a veces fallan porque esperamos demasiado. ¿Qué espero yo de esa situación? ¿Es realista pretender que se coma sin rechistar las verduras que no le gustan, cuando además tiene sueño después del cole y de la piscina? Hay que buscar pensamientos alternativos que induzcan a la calma y a resolver la situación.

Os pongo los ejemplos de la actividad que hicimos en el taller para cambiar los pensamientos irracionales que nos atacan a menudo, por otros más racionales que harán que nos alteremos menos:

(Pensamiento irracional Pensamiento racional)

¡No sirvo para ser padre/madre! Esto es muy difícil, pero lo conseguiré. De esto aprendo.

¡Es un caprichoso! A lo mejor se lo he enseñado yo, le he hecho que piense que puede conseguir todo lo que se le antoje.

Hacer los deberes es su obligación No es su obligación, es bueno para él.

¡Aquí mando yo! Esto me lleva a ser un dictador, así que es mejor explicarle por qué se lo pido, las normas son por el bien de todos. Si no hubiera normas, esto sería un caos.

Lo está haciendo para provocarme Está cansado o necesita satisfacer una necesidad de atención, cariño, sueño, etc.

Una bofetada a tiempo… Una bofetada nunca sirve de nada, solo para que el niño aprenda a resolver sus conflictos pegando.

¡Yo no aguanto más! Estás cansada, es normal

¡Si sigue así será un delincuente! Yo no controlo lo que será, pero puedo ayudarle a que sea buena persona poniendo todo de mi parte.

¡No deberíamos haber bajado al parque! Los problemas de conducta aparecen en cualquier sitio, son impredecibles. No debemos cambiar la marcha del día.

Yo los educo a los dos por igual No es posible, cada uno tiene una forma de ser diferente y te adaptas a la forma de ser de cada uno.

2ª CONTROLA LOS ESTÍMULOS

La segunda estrategia consiste en cambiar el ambiente que nos rodea en la medida de lo posible, reducir las situaciones que nos ponen al límite: reestructurar los horarios (empieza los baños y las cenas antes), evitar prisas y situaciones estresantes (prepara las mochilas y la ropa la noche anterior), repartir responsabilidades (cada uno puede hacer algo, aunque sea poco), renunciar a cosas (queremos llegar a todo: al cumpleaños de la clase del mayor, a que el pequeño no pierda el inglés, mañana natación, …)

3ª TIEMPO FUERA

Con esta técnica tienes que utilizar las señales que te da tu cuerpo como chivato para darte cuenta de que te estas alterando (el tono de voz que sube, el corazón te late más deprisa, …) y cuando las detectes, salte por un rato de la habitación para volver en cuanto sea posible. (Esta estrategia es para conseguir calmarte, no para salir de la habitación, cargarte de razón y volver con más fuerza ….no, no, eso no.)

4ª IRSE

Esta estategia es como la anterior de Tiempo Fuera, pero no vuelves en poco tiempo, porque ves que necesitas más tiempo. Utilizas también las señales de tu cuerpo como chivato y sales de la situación, pero por un rato largo. No hay que interpretarla como un gesto de desprecio hacia el otro, sino como estrategia para evitar arrepentirnos de nuestros actos después. Ah, y avisa de que te vas. 😉

Hay otra versión de esta estrategia por si no te puedes ir físicamente (por ejemplo, estás en el coche), y lo que haces es irte mentalmente, te concentras en otra cosa y te evades. También sirve.

5ª DATE AUTOINSTRUCCIONES

Deja los pensamientos negativos y utiliza los pensamientos alternativos resultado del cambio de pensamiento que hemos hecho antes, tipo “educar no es fácil, no tengo que conseguir mis objetivos la semana próxima, iré poco a poco”, “no todo puede salir perfecto, es normal cometer errores y que haya retrocesos”, “yo también dí problemas a mis padres y al finl no salí tan mal”.

6ª OBSERVA OTROS MODELOS

Esta estrategia me pareció super interesante, porque yo misma la he utilizado en diferentes ocasiones y es una excelente manera de aprender: observa lo que hacen las personas que conoces y que admiras, esas personas de las que te gusta cómo resuelven los conflictos y después los imitas. “Me encanta como Pepita les explica a sus hijos lo que tienen que hacer o como no se altera y tranquilamente consigue que le hagan caso.” Y al contrario, observa los modelos que no te gustan y evítalos: “no me gusta como fulanito trata a sus hijos, yo no quiero ser así con ellos”

7ª RELÁJATE

Disminuye la activación fisiológica: ponte una cita contigo mismo, apaga el móvil y pasa un rato a solas, haciendo una actividad que te guste. Te sentirás bien y te tomarás las cosas con más calma.

8ª PIDE AYUDA

Si la necesitas, para modificar la conducta, para mejorar tus habilidades de resolución de problemas, tus habilidades sociales, etc. pide ayuda a los profesionales.

QUÉ NO HACER

Para no perder el control en esas situaciones, no debemos:

  • Utilizar conductas que nos activen más: dar portazos, gritar, golpear objetos,…
  • Recurrir a drogas u otras sustancias para “controlar” la situación (conseguiremos un colocón estupendo, pero no tendremos control sobre la situación)
  • Mostrarles a los peques nuestra incapacidad para resolver la situación: nunca nunca les digas “haz lo que quieras, ya no puedo más” (¿a que la has dicho más de una vez? yo sí) Disimula.
  • No tomar decisiones en pleno ataque de ira. Espera a que baje la tensión y luego les pones el castigo.
  • No desesperar

Bueno, pues estas han sido mis anotaciones del taller, al que desde luego, le falta la magnífica explicación de la psicóloga, auténtica experta en esto. Pero si os he podido orientar un poco para no perder los nervios, me alegro mucho. A ver si conseguimos un poco de serenidad en la educacion de esos locos bajitos que viven con nosotros, a los que tanto queremos.

Ale, a practicar todo el mundo.

Advertisements

Currently loving

Vamos con esas cosas que nos hacen sonreír / Let’s go with all these things that make us smile:

La buganvilla de la casa de la playa, ahora está en su máximo esplendor / The bougainvillea in the house at the beach, now it is in all its splendor.

P1080968

Los primeros días de playa / First days at the beach

P1080914

Una lectura entretenida / An entertaining reading

Esta canción, que no dejo de cantar últimamente / This song I can’t stop singing lately

Y mi futbolista, que metió un golazo en el último partido de la temporada, y mi bailarina favorita. Ellos SIEMPRE. / And my football player, who scored a goal yesterday, and my favourite dancer. They ALWAYS.

P1060439 - copia P1090009

Y a tí, ¿qué te ha hecho sonreir este último mes? ¡¡Cuéntamelo anda!! /And you, what has made you smile this month? C’mon, tell me!!

Ideas para debajo de la escalera

Hoy un poquito de inspiración con ideas para aprovechar el espacio que queda debajo de una escalera. Mirad que cantidad de cosas chulas se pueden hacer (todas las fotos son de Pinterest) / Today some decoration inspiration to get profit of the remaining space under the stairs. Have a look at how many cool things can be made (all photos are from Pinterest)

Puedes crear un cómodo espacio para la lectura / You can make a comfy space for reading

O ganar un montón de espacio de almacenaje / Or win a huge storage space

También puedes crear una zona de trabajo / It can be a work space too

Hasta te cabe un mini-baño / Even a mini-bathroom fills in

Happy Friday!!

Currently loving

Estas son las cosas que me hacen sentirme bien últimamente:

This are the things that make me feel good lately:

laughingwithfriends

Una cena de chicas: conversaciones interesantes y risas aseguradas.

A girls dinner: interesting chat and lots of laughing!

P1080581

Un té chai latte después de comer, momento de relax antes de recoger a los niños del cole…

A chai tea latte after lunch, my relax time before children come back from school…

P1080776 tulipanes

Mis tulipanes, duran poco, pero son TAAAAAN bonitos…

My tulips, they last few days but they are SOOOO beautiful….

P1080845

Y mis niños, eso SIEMPRE.

My kids, ALWAYS.

Y a vosotros, ¿qué os hace sonreir?

And what about you? What makes you smile?

Why do I love weekends

Los viernes por la tarde dan paso a dos días y medio sin horarios que seguir, sin prisas, …

En los que no va a sonar el despertador y puedes dormir más.

Para estar con tu familia y hacer cosas juntos.

Para hacer la siesta después de una comida familiar.

Para navegar en pinterest o jugar al juego que te acabas de enganchar en la tablet o hacer manualidades…

Dos días y medio para hacer lo que tú quieras.

¿Por qué te gustan a tí los fines de semana?

Fridays afternoon make the weekend start, two days and a half without schedules, without being always in a hurry…

Where no alarm clock is going to wake you up.

Two days and a half to spend with your family.

To have a siesta after a family lunch.

To surf in pinterest or play in the last addicting tablet game or make diys…

Two days and a half to do whatever you want.

Why do you love weekends?